domingo, 5 de julio de 2009

Lucky Strike

El concierto de Petrona Martínez fue justo lo que todos esperaban. Digo esperaban y es como si no estuviera involucrado. Soy sincero, de música del norte del país no conozco nada. Antes de Petrona tocó el grupo Ancestros de Cali y tengo que reconocer que el sonido de la marimba cada vez me gusta más. El sonido de la palma de chonta es algo que empieza adentro del cuerpo y se va sintiendo en el vientre, como esas mariposas que no te dejan hablar. Suena la marimba y la gente no puede callar. La reacción más común es el desenfreno mientras se escucha la música del pacífico colombiano. De hecho creo que no haya otro tipo de reacción valida ante esto. Afortunadamente esa es la sangre que corre por mis venas.

Más tarde varios planes para realizar. La principal opción era a) la de ir a la Casa Amarilla con SG y su grupo de amigos a la fiesta reggae; b) también podía ir a las Fuentes con AB y sus amigos, entre los que se destacaban una rusa y una alemana; c) ir a la casa de MS donde, según sus palabras, habían “toneladas de licor” o d) ir a hablar y tomar cerveza con MC y otros amigos en su casa. A pesar de la tentación que suponen dos extranjeras decidí optar por la opción d. En casa de MC estaban CA, BV, IP y C escuchando música a bajo volumen y con Elliot arañando todas las manos. Después hubo cervezas y más tarde muchas más cervezas. A eso de las 5 de la mañana dormir un poco y levantarse temprano para ver a Federer convertirse oficialmente en el mejor jugador de tenis de todos los tiempos, después salir a trabajar como si nada hubiese pasado. Nada. El sol en lo alto y nada sería mejor que sentarse sobre una enorme roca junto el río Pance. Nada.



4 comentarios:

Shakadesu dijo...

Mmm ps que podría decirte? Simplemente que la marimba es el piano del mar, del pacífico, que eso hace parte de nuestra cultura, la de nuestra región, que es tan pegajoso, que la oyes y tu cuerpo se va llenando de esa energía que trasmite...

Kilele!

Shakadesu dijo...

y gracias por el Lucky Strike! no sé si sepas que una vez al año me fumo un cigarrillo y estaba en un momento en que necesitaba uno!

El Mantra dijo...

a la orden doctor

Ángela dijo...

A propósito del título, en mi caso se trata más de oler la cajetilla profundamente casi hasta quedarte sin aire