domingo, 12 de julio de 2009

De verdá pa’ Dios

Hace algún tiempo, mientras miraba unos links en el blog del profe, me encontré con una página con una filosofía más que apropiada. Según se definen ellos mismos son una: “Organización dedicada a la distribución de reportes de microficción periodística enviados desde cualquier lugar del mundo. Publicación diaria para el enaltecimiento de pequeñas historias incomprobables que muy pocos diarios osarían publicar. Vida cotidiana. Mentiras tranquilas. Porque de lo inverosímil ya se encargará la realidad…” Ditto. La Agencia Pinocho se dedica a hacer de lo cotidiano noticia y su sencillo manual de estilo es punto de partida para que espontáneos redactores envíen noticias desde cualquier lugar del mundo. Y no hacen mal, especialmente cuando miles de redactores “profesionales” todos los días hacen lo mismo, retuercen y acomodan lo que consideran noticia. Así las cosas el presidente no es tan malo y todo en Colombia marcha bien…

Como es difícil no terminar involucrado cuando algo me gusta, tan pronto terminé de leer el extenso archivo de A-Pin, les envié un par de textos para su consideración, prometiéndome escribirles al menos una vez cada semana. A continuación, por supuesto, reproduzco uno de los textos, otra “mentira tranquila” con mucho de verdad.


Joven se conmueve viendo película


Cali, junio 29 de 2009


Este fin de semana, mientras veía una película con su ex novia, el periodista Lázaro Martínez, de 24 años, dejó escapar un suspiro mientras las lágrimas invadían sus ojos. “No sé que me pasó, nos estábamos viendo Orgullo y Prejuicio y cuando me di cuenta tenía los ojos llorosos. Es que los protagonistas se quieren pero pasan muchas cosas que los separan”, afirmó mientras se intentaba sacar una “basurita” del ojo. Natalia Escobar, de 23 años y ex novia de Martínez, dijo a esta agencia que desde que eran novios tienen la costumbre de ver películas en su casa cada quince días. “El me llamó todo contento y me dijo que tenía una película que me iba a gustar mucho. A la mitad de la peli empecé a notar que se estaba tapando la cara y que hablaba entre dientes. Al final nos pusimos a llorar los dos juntos, fue tan lindo. Él no era así antes” dijo Escobar. Visiblemente consternado, el joven dijo que él era “todo un varón” y se marchó sin despedirse. A-Pin pudo confirmar que el día siguiente Martínez cambió su nombre en el messenger por Mr. Darcy. (Para A-Pin, informó El Mantra)



2 comentarios:

Rule dijo...

Excelente estimado Mantra!! esperamos que sigás reportando desde la Sultana del Valle, recordá que la Agencia Pinocho es tu casa !!! Un abrazo, colega.

Valentina dijo...

jajaja. muy buen reportaje. historias que ya acabaron pero que son dificiles de cerrar? me suena familiar.