miércoles, 20 de enero de 2010

Tarta fría en la nevera

Hoy he hablado con N, como casi todos los días. Ya se iba a acostar, me dijo que no lo había hecho porque esperaba que yo me apareciera en el msn. Al final hablamos poco, porque el sueño y las seis horas de diferencia horaria la derrotan, pero está bien, ella está bien y me siento feliz. Esa es una de las cosas que admiro de ella, esa facilidad para adaptarse a todo lo que le sobreviene, esa manera que tiene de darle la cara al mundo sin importarle las cachetadas, todas esas certezas. Lo primero que hizo al llegar a Barcelona, me dijo el sábado, fue verse una película. Fue con su papá al cine y vieron juntos Where the wild things are, la película que hace tanto quiero ver pero que a Colombia no llega aún, y que allá las crispetas son crispetes y que cuando encendieron las luces de la sala abrazó a su papá como nunca lo había hecho antes, que más tarde habían comprado una tarta caliente y que no se la habían podido comer toda. Me dijo que mañana caminará por la ciudad sin saber hasta a donde llegará, sólo que al final de la tarde su papá la va a recoger para ir a comer juntos y que sus días van a seguir siendo un poco así hasta que se acabe este mes y empiece a trabajar en la misma empresa que su padre. Por lo pronto dice adeu.

Otra cosa, ayer DG me regaló de cumpleaños, cumplí en diciembre pero no nos habíamos visto antes, la agenda Macanudo 2010. Al principio, y para no arruinarla con mi sinuosa letra, había pensado mantenerla así, sin uso, casi en su envoltura original. Hoy escribí en ella por primera vez, anoté con lápiz los primeros compromisos y algunas fechas claves, el helado y las películas de este próximo sábado con AB. El impulso fue bueno, porque ha sido precisamente eso lo que he querido dejar de lado últimamente, esa manía coleccionista, el guardar y atesorar, que al final de cuentas también remite a esa incapacidad mía para dejar ir. Primeros pasos. Aprender, como ella ahora, a decir adeu.


2 comentarios:

Shakadesu dijo...

Y ojala te sea de mucha utilidad, buen hombre

n.n dijo...

la tarta no duro mucho en la nevera, nos la comimos al otro día con leche
^__^