lunes, 15 de junio de 2009

Que llueva, que llueva

Completo el desembarco, las tropas están alineadas y preparadas para la batalla. Algunas bajas, previsibles todas, y la operación cumplida sin mayores traumatismos, lo pueden ver. Lo importante es que ahora hay suministros y fuerza suficiente para ganar esta larga guerra, de momento no más explosiones… de momento. Por ahora disfrutar de los fuegos artificiales, de la nueva imagen y los colores mientras duren, mientras aún son nuevos. Puro significante sin significado, modelos de ropa interior, otra sección de farándula de un noticiero local. Más pólvora en gallinazos.

Siempre me he vanagloriado de mi “fantástica habilidad” para recordar cosas que no importan mucho (nótese que intencionalmente evité decir “sin importancia”), habilidad que sólo ve rival en mi, también, “fantástica” capacidad de hablar por horas. Nunca he tenido mayor problema con mis “habilidades”, aunque ahora en mi trabajo piensan que un poco de silencio les vendría bien y para mí eso no es problema… todo pasará a ser un retiro zen, no más palabras mientras la vieja este en la cueva, aunque después los pajaritos canten y la vieja, por consiguiente, se levante.

Mi otra habilidad la estoy tratando de usar ahora, buscando razones para todo esto. Razones para haber abierto un blog, en la ya lejana fecha de enero de 2007. Lo primero que subí aquí fueron dos historias, por no decir cuentos, llamados “Lo de la colina” y “Sofía, la imaginaria”, después algunos extractos, convenientemente editados, del diario que llevaba por esas fechas, también imágenes de una campaña que tenía en esa época y que pronto regresará. Mañana. Después muchos intentos, mucho nadar con los ojos cerrados, muchos golpes contra las paredes, muchas vueltas en el mismo eje. Como ya lo he dicho antes, y lo he venido repitiendo, ahora las cosas van a cambiar un poco, todo va a tener pies y cabeza, nombre y apellido. No más pólvora en gallinazos. De nuevo las cervezas van por mi cuenta.

1 comentario:

Shakadesu dijo...

La habilidad de hablar por horas la conocemos los que te conocemos...

para mi eso no es un problema cuando yo soy del tipo de persona que puede pasar horas sin decir nada...