lunes, 13 de septiembre de 2010

ASHB

Es de esas cosas inevitables. Hasta al peor le debe pasar. Claro, siempre se buscan excusas. Siempre se quiere, inevitablemente, estar alegre. Desde ayer soy tío y, claro, como no comentarlo aquí. Es otra excusa, pequeña en tamaño, usa pañales y duerme todo el día pero es, no lo sabe aún, felicidad para todos, para mí. Lo digo corto, escaso en palabras, pero tenía que registrarlo, era una especie de deber. Hoy también pasó otra cosa buena, lamento unirla con el nacimiento de AS, y es que por fin aprendí a hacer aros con el humo del cigarrillo. Más fácil de lo que jamás pensé, cada aro salió formado perfectamente para sostenerse, magia, en el aire hasta desaparecer lentamente.

Parecerá una estupidez pero hoy me siento un poco el dueño de este puto mundo.

3 comentarios:

Shakadesu dijo...

Dicen que cada bebé llega con un pan bajo el brazo, con el próximo sobrino aprenderás a hacer el puente

El Mantra dijo...

El puente lo hago desde siempre, de hecho era, creo, el único truco que conocía.
PD: Y soy un fucking master del puente :D

n.n dijo...

Ana Sofía ♥♥♥