miércoles, 11 de agosto de 2010

Baila marimba

La marimba nace en los árboles y suena a agua, a mar. Se toma la madera de la palma de chonta, que se ha cortado durante la luna en cuarto menguante, y se entierra en el barro por cuarenta días, luego se saca y por otros cuarenta días se tuesta sobre un fuego lento. Se amarran después las tablas, a la espera de encontrase con su sonido, a un armazón de madera y guadua. El piano de la selva.

Los viejos saben, todavía lo saben, que para afinar a la marimba hay que ir a la playa en la madrugada y escuchar el sonido que hace el mar al morir en la arena. Saben que deben entrar a la selva con su marimba y escuchar el sonido que hacen las hojas al caer, lo que les da el tono exacto, el sonido preciso. Algunos también usan rezos y oraciones, le rezan al espíritu de la chonta y al Dios cristiano para que les ayuden a dar con un sonido que es el de todo un pueblo, el corazón negro del Pacífico.

Hoy arranca en Cali el XIV festival del Pacífico “Petronio Álvarez”, concurso dedicado a grupos de los litorales de los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Grupos que viajan, a veces, por días con sus instrumentos montados en piraguas, remontando ríos y sorteando manglares, para llegar hasta Cali e inundarla por cinco días con el sonido de los cununos, los bombos, las guasás y, claro, la reina marimba. Desde hoy hasta el domingo Cali, capital del Valle, capital del Pacífico colombiano, capital negra de Colombia, será inundada por las aguas de ese océano que está tan cerca y el aire olerá a mar, la noche sabrá a viche, a arrechón y a tomaseca. Todo será amanecer de fogata junto al mar, una crecida del río Patía, voz negra que dice, arrulla Gualajo, “La luna está floreciendo, un lucero la acompaña, la luna está floreciendo, un lucero la acompaña. Un lucero la acompaña, lugar no la está opacando, un lucero la acompaña, lugar no la está opacando. Anoche me fui a pescar con mi varita y mi anzuelo, anoche me fui a pescar con mi varita y mi anzuelo. Y ahí debajo de la luna, todo lo que se oía guasá, cununo y marimba, y ahí debajo de la luna, todo lo que se oía guasá, cununo y marimba.”


PD: La imagen que acompaña este post y el cabezote que se ve, huele y sabe a Pacífico, son contribuciones de SO, diseñador del putas y puta máquina, gran amigo, afrodescendiente de corazón.


Link del Festival

2 comentarios:

Shakadesu dijo...

Y por primera vez el dibujo del encabezado (se me olvida como se llama técnicamente) no es una mano, no?

El Mantra dijo...

Claro buen hombre, se debe a que, como lo pudo leer, estoy en modo Petronio.